Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 13 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
Huracán en la garganta Huracán en la garganta


"Huracán en la garganta" muestra el don extraordinario de una escritora que sabe encontrar... Ampliar

Comprar$ 25.00

Escuchá Radio De Tango

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Cuando la sombra huye...



Frente a él, la taza ya fría de café sin azúcar lo espera, como temiendo ser ignorada; de pié y encorvado ante la mesa, su diestra se desliza sobre la hoja dibujando en pequeñas letras inclinadas, como ensayando reverencia, las palabras de esa carta, la última que piensa dedicar a su amante. Allí le cuenta que esa mañana despertó sacudido por su esposa, al abrir los ojos la vió parada al lado de la cama, en un brazo el niño dormido y en su mirada todo el desprecio nacido en la traición descubierta, luego, la bofetada de despedida. Así le enrostró el desprecio… y lo dejó sumido en su pesadilla.

Demora la rúbrica, absorto en la contemplación de la sombra de su mano proyectada por la luz de la solitaria lámpara que lo alumbra. La misma mano que supo acariciar los negros cabellos, tocar sus párpados hasta cubrir el verde de las pupilas que encandilan. Sus dedos luego rozaban los labios despintados a besos para proseguir su descenso, lentos, como caminando sin prisa, hasta posarse en el centro de la garganta. Los dedos siempre anticipando la llegada de su boca, húmeda y cálida. Después eran los senos quienes recibían la amorosa entrega y no terminaba allí la procesión, la liturgia proseguía atravesando el vientre y no se detenía hasta cruzar el bosquecillo. Cuantas veces su mano había atravesado aquel sendero perfumado de jazmín, esa ruta que iniciaba el descenso hacia lo profundo de la mujer amada, el centro mismo y la cumbre de esa pasión inevitable. Único punto del universo que era común a tantos planos.

Por eso, clava su mirada en su mano, sus dedos, que minutos antes habían desplazado la perilla de su horizontalidad. Su interés se centra en la sombra de sus dedos, los mueve y con ellos se mueve la sombra, sumisa prisionera.

Recuerda la sombra de su cuerpo en los días soleados, pisoteada por otros en las horas del mediodía, para luego restregarse en las paredes sucias antes de la puesta del sol. Pobres sombras que deben obedecer el capricho humano, piensa. ¿Quién más que su sombra podría desear su muerte para ser definitivamente libre?

¿Cómo era el mundo de las sombras libres, tendrán ahí su propia sombra? ¿se repetirá la historia o no habrá más sol que lejanas estrellas, incapaces de provocar semejante afrenta a las hijas de la luz? Sería un planeta con ausencia de lámparas, un mundo libre de injusticias y apariencias, concluye en su enajenación.

Estampa su firma con decisión y con la otra mano comienza a apagar y encender la lámpara con intermitencias, nada nuevo sucede salvo lo ilusorio de la sombra visible a veces y oculta otros instantes.

Comienza a sentir debilidad y adormecimiento, entonces, el olor del aire viciado lo va sumiendo en un sopor dulce. Decide dejar la lámpara encendida, sus manos acercan la silla, se sienta. Enciende un cigarrillo antes de dormirse. El escándalo de la explosión y las llamas son su visión postrera…

Las llamas aprisionan la vida y la sombra huye, libre al fin, otro mundo la espera.


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS