Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 13 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
Del traje de Eva y su manzana Del traje de Eva y su manzana


Cada uno puede imaginar su propia infancia como un algo antes incontaminado; y lo puede hacer por... Ampliar

Comprar$ 50.00

Entrá a Radio La Quebrada

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Adelita



Volvió a “La Quemadita”, un rincón de la nada, más allá de la casa que fue de J. Cortazar, más acá de la capilla de Soldi. A medio camino de todo está la pequeña villa, casuchas hechas de residuos de materiales pensados para otro fin.

Habitada para seres en los que nadie piensa, en un rincón de la nada residen los nadies de siempre, los nadies de nadie, impensados, impropios, respirando la inmundicia de la laguna que los limita, el líquido lecho que recoge los desperdicios de los otros. Así subsisten los villeros, al margen de los otros, delante de la laguna, fuera del Sistema.

En diciembre había iluminado una esperanza en esa pobre gente, les dijo, ustedes podrán tener agua potable si colaboran haciendo las zanjas para tender los caños, son veinte cuadras las que los separan de la red, el Sistema aportará los caños y conexiones, todo es posible si trabajamos juntos. Al principio todo se movió rápido, mientras comenzaban el zanjeo camiones les llevaban agua dos veces por semana, hasta les pusieron una cisterna provisoria para guardar el líquido vital, pero, siempre hay un pero para los desposeídos, algunos funcionarios desviaron los materiales a algún otro destino más apetecible a la hora de condicionar votos.

 Conversó con los villeros sobre el agua y otros temas acuciantes, entonces fue cuando la vió. Estaba sentada sobre un viejo tocón, la pequeña silueta de una nena muy mal vestida mirando jugar a los otros chicos, era la imagen misma del desamparo. Inquiró por ella a Rosa, la jefa del grupo comunitario que habían gestado a fin de año. Chaqueña rubicunda que había dejado su sitio natal en búsqueda de trabajo, pan y leche para sus críos, siempre empeñosa y decidida, un líder natural, positivo…

Es Adela le contó, su madre murió en abril, su padre, o el que creemos era su padre, los abandonó hace tiempo. Está solita y tiene ocho años, eso calculo.

¿Cómo vive y con quién? preguntó

No tiene familia, a veces duerme en lo que fue su ranchito, se viene abajo el techo. Come lo que le podemos dar, y cuando llueve duerme en alguna de nuestras casas, nos turnamos, pero no podemos mantenerla, pocos tenemos trabajo y además están los hijos propios.

Entiendo, voy a hablarle…creo que podemos hacer algo mejor por ella

Mire don, casi no habla la pobrecita…

Si, pero ustedes hablan, así que después  charlamos…, gracias Rosita

Se acerquó a Adelita, lento y sonriente, no quiso alarmarla con su presencia más bien robusta, ella miró sin verlo, sus ojitos apagados parecían mirar más allá de sucuerpo, se sentó a su lado en la tierra y le ofreció un caramelo de los que llevaba para los pibes. Lo tomó presta y arrancó el papelito de cobertura con sus deditos sucios. Él miraba sus sandalias con la tira cortada, transformados en chancletas, los deditos marrones de sus piecitos cubiertos de polvo y oscuras manchas de cáscaras de lastimaduras, Adelita había tropezado con la realidad, pero parecía no dolerle el golpe. Con el caramelo en su boca permitió que le pasara el brazo sobre su cuerpito. Quedaron en silencio, ella chupando algo dulce como no creyendo cierto el sabor, Efraín mirando la lluvia de polvo que levantaban los chicos en su carrera plena de gritos, pensando…si la paso a un juzgado la perdemos, la mando al muere, aquí al menos alguien la mira y la alimenta, salteado pero come. Precisa ser atendida por un pediatra, que la revisen y la vacunen. Después hablo con Rosa y las otras madres de la comisión, buscaremos una solución transitoria.

Adela se mantenía en un silencio que no era obstinado, era su natural, tan antinatural en una nena de su edad. Le pidíió que abriera su boca para ver lengua y dientes, obedeció sin mirarlo, él respiró con alivio.

Cuando Efraín se incorporó, la nena saltó como un resorte, le tomó la mano y caminaron hacia las mujeres que se habían juntado para observarlos. Con ellas y Adelita presente charlaron sobre la niña, aceptaron su propuesta de transición ¡cómo iban a negarse?

Después con ella aferrada a su mano, fueron hasta donde lo esperaban los muchachos de la empresa que lo habían llevado, cuando la besó, soltó su manito y mirándo  con sus ojos clavados en el suelo dijo - ¿me querés…?


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 2 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
16/09/10 | 14:44: Luis Schor dice:
Gracias por los comentarios, gracias por no ser indiferentes, o lo que es lo mismo, gracias por ser diferentes
luisschor@gmail.com
 
16/09/10 | 13:52: Stella dice:
Leo el texto y me pregunto qué se hace en estos casos, que como muy bien dice el sistema no es la mejor opción, por su mismo funcionamiento y por el desarraigo del contexto social que conlleva -aún cuando no hay familiar que se haga responsable de Adelita-. Qué se hace para no producir desarraigo y a la vez haya contención debida. ¿Cuántos niñas, niños y adolescentes están en esta situación de precariedad y desolación? Tantos... Y qué falta hace de estas redes sociales barriales, núcleos familiares, líderes naturales como una \"Rosa\" y hombres de entrega como un \"Efraín\". Si al menos recuperáramos un poco de nuestra condición humana... Quizá los lectores tomen este texto de Adelita como un relato literario, pero no es así, esto es nuestra sociedad, somos nosotros indiferentes o no ante estos hechos, poco expresivos ante la lectura de estas acciones y gestos..., poco comprometidos... Por eso agradezco la posibilidad de conocer a ese Efraín... es un hombre de nuestra sociedad. Señores lectores miren más allá de sus lapiceras y de los textos... Y gracias Luis por tu lectura social, acción y por publicarlo.
stellav@hotmail.com
 
12/09/10 | 14:58: vivi - Blog Abanico de luces dice:
Luis, gracias por pasar por mi blog, no sólo por lo que se siente cuando el otro aprecia lo que hacemos sino también porque así pude conocer el tuyo. Este Adelita... todo u´na pintura real, tristemente cotidiana; un verdadero análisis social en esa contradicción: \"si lasi la paso a un juzgado la perdemos, la mando al muere, aquí al menos alguien la mira y la alimenta, salteado pero come\"... Y además es libre, y tiene un grupo de referencia y pertenencia. Un horror que no se pueda esperar nada de los que debieran dar respuesta! Y ese botón final, el que se pulsa al leer el \"¿me querés...?\", detona y destruye toda estructura de indiferencia. Gracias.
viviclave@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS