Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 13 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
Firmas de famosos y no tanto Firmas de famosos y no tanto


... Ampliar

Comprar$ 30.00
Entrá a Radio La Quebrada

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Ayer, hoy...



Ayer, hoy…

 

Girando sobre sus pies, mira hacia atrás en la calle, más allá del espacio, muy cerca del tiempo. Lo primero que ve es un auto aún muy lejano que se está aproximando luego de haber doblado en esa esquina donde él cruzó de vereda. Por lo demás, la calle está desierta,

así puede verse a si mismo avanzando a paso lento, demorado en añoranzas y adversidades, inseguro y solo bajo el sol impiadoso.

Ve que se detuvo una cuadra más adelante para colocarse los lentes oscuros, la fuerte luminosidad del astro lo ciega, por eso buscó el reparo ahumado para proseguir la marcha, todavía el auto no estaba.

Parece gozar de la magia de contemplar pasado y presente con simultaneidad, por eso mira hacia atrás, por eso y por no querer mirar el futuro.

Se ve caminando antes, e intenta recordar si supo adonde iba a llegar, si presumió la ochava donde ahora está parado, sabe que nunca le importó llegar a ninguna parte, sólo caminar. Sabe que ya no es el mismo que aquel caminante que ahora ve, todo cambia cada segundo transcurrido, no hay reiteraciones, sólo vemos similitudes sin advertir las diferencias, es que queremos percibirnos como unidad y en realidad somos secuencias infinitamente próximas, como perlas de un collar sin abrochar, o las cuentas del rosario de nuestra madre que nunca supimos rezar. Está solo. Caminó solo. Ella no lo ama, sólo lo soporta, tal su índole, pero nada más, nada…

Salió a caminar esa tarde portando como único equipaje ese pequeño fragmento de nada que ella le dio a guisa de recuerdo con sus manos amadas, él partió, soñando volver pero sabiendo que para volver primero es menester irse, buscar senderos, consumir vidas en llamas que uno mismo enciende, demente o suicida, luego volar. Ahora mira ese pedacito de nada en su mano, se siente inmensamente rico, dueño de un nuevo mundo, el de la esperanza. Mira de nuevo hacia atrás, vuelve a verse en ese momento del pasado, el hombre que había sido pensó que un paso antes había sido otro, distinto del que fue antes de haber pensado la palabra antes, una perla de un collar desabrochado, una  cuenta nunca rezada. Fija la vista en los pasos del otro, luego gira cuerpo y cabeza dispuesto a cruzar la calle, se quita los lentes y el sol lo deslumbra, enceguecedor. Unos frenos gritan rabiosos, sufren su esterilidad vencidos por la inercia. Impulsado por la realidad presente vuela en el aire, al fin vuela…

Tendido como un muñequito roto en la calzada, el rostro vuelto hacia mañana, ojos abiertos y

sin lágrimas que no llegan a ver las perlas y cuentas desparramadas junto a él. No pueden ver nada, ni un fragmento de nada. El otro avanzó absorto en sus manos vacías…


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 2 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
28/09/10 | 11:06: Luis dice:
Stella Maris, parece ser que detrás del espejo se ve mejor. Tu comentario me sorprendió, esa mirada tuya diciendo, pasado y presente unidos en un instante, realmente me sorprendió, no lo había advertido. Es una brillante abstracción, bella y matemática, una re-escritura que enriquece el texto. Gracias por enseñarme a leerme. Cariños
luisschor@gmail.com
 
28/09/10 | 01:05: stella Maris (detrasdelespejo) dice:
atrapante relato, me gusto de principio a fin y ese ir y volver en el tiempo casi sin moverse del instante, con magnificas imagenes, me encanto, un saludito
rojas.stellamaris@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS