Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 13 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
El sobreviviente El sobreviviente


Una obra de teatro y sus espectadores se entremezclan en el fluir de estas páginas, borran... Ampliar

Comprar$ 20.00

Escuchá Radio De Tango

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

La mesa está servida



La mesa está servida

 

Efraín está por salir de su trabajo por un par de horas cuando recibe una llamada

en su interno, le avisan que en la villa hay disturbios que impiden el ingreso de los camiones que llevan los ansiados caños para terminar la obra. Los vecinos han formado una comisión reclamando por la gratuidad del servicio para ellos también, quieren recibir el mismo trato que los villeros, por eso han hecho el piquete.

El que llama le reclama su intervención para frenar el conflicto y lograr que los camiones descarguen, el tiempo apremia le dice.

Decide entonces ir a la villa, en el largo viaje al sur acaricia su sueño, ofrendar una mesa bien regada de agua potable y ética como alimento sustancial para todos.

Al llegar a la villa, observa la calle de tierra, frontera entre el barrio y la villa, entre la legalidad de los propietarios de las casas y la ilegalidad de los villeros usurpadores, eso dicen algunos carteles de los vecinos que, armados en piquete, impiden el paso de los caños de agua, una frontera ficticia que separa y enfrenta a pobres y más pobres, un auténtico logro del sistema. Otros carteles denuncian que el intendente privilegia a los villeros otorgándoles agua gratuita, en desmedro de los otros vecinos que deberán pagar el servicio. Dejan en claro que el conflicto ha sido avivado por terceros que desean llevar agua a su beneficio político sin importarles el ruinoso costo social de su maniobra.

Efraín decide encarar a ambos bandos, legales e ilegales, los convoca a gritos encaramado sobre una camioneta desvencijada que utiliza como palco.

Muchos se acercan mientras alguna piedra vuela intentando bajar al que suponen representante del intendente, arrecian los insultos contra villeros y Efraín. Efraín responde con palabras duras gritando como en su juventud, la turba se silencia sorprendida por ese energúmeno que los enfrenta. Habiendo conseguido una tregua de silencio, él se sienta sobre el techo podrido que lo aguanta, sentado comienza a hablar en tono más calmo, intenta persuadir. Sus primeras palabras se dirigen a los exaltados vecinos, les pregunta si consideran que el hambre es legal, si la enfermedad y la muerte por carecer de asistencia médica es también legal, les propone que comparen la edad promedio de los villeros con la propia. El sabe que ese simple cálculo arrojará un resultado sorprendente, porque entre los 523 villeros sólo 30 superan los 65 años, hay pocos ancianos, suelen fallecer antes…

Con esa introducción ha golpeado fuerte la hipótesis de legalidad, su puño resultó un arma ética. Como un púgil experimentado ha golpeado la línea baja del oponente, le ha quitado piernas y aire, pero no basta, aún hay resistencia expresada en gritos de desaprobación por el costo del agua.

Ahí es cuando Efraín advierte que el combate no es limpio y ético, está sucio de intereses, recuerda un viejo axioma aprehendido en el café de su mocedad, si te pelean feo, “peliá” feo. Les pregunta entonces ¿por qué se quejan de pagar el servicio..? ustedes no sacaron bien las cuentas, hace años que vienen pagando por el agua que usan, sucede que no se lo pagan a la empresa de agua, lo pagan a la empresa de energía, porque cada vez que conectan su bomba para extraer el agua de la perforación que ha pagado cada uno de ustedes, están consumiendo energía eléctrica, mucho más cara que el agua. Ahora van a pagar el agua potable, un producto mucho más confiable que el que hoy consumen. ¡Ahorran dinero y salud! ¡Y el trabajo del zanjeo fue hecho por los ilegales, mientras los legales miraban sin ayudarlos!

Ahí cesa la lucha, los vecinos se miran sorprendidos mientras los villeros aplauden al vencedor. Todo se calm, el piquete se desarma y los camiones pasan, los villeros comeinzan a descargar los caños, algunos vecinos se acercan para colaborar y el resto se retira, mirando para atrás con recelo…

Efraín baja de su tribuna y busca alguien entre la gente de la villa, cuando la divisa corre hacia ella y la levanta en sus brazos, la besa y recoge el beso de Adelita, su mejor trofeo.

Más tarde, en el viaje de retorno al trabajo, Efraín analiza los pormenores de lo sucedido. Sabe que se ha traicionado, el quería ofrecer una mesa con agua y ética,

Pero se tiene que conformar con agua e intereses comunes, apelar al factor económico para provocar el Knock Out, esa dichosa economía tan contraria a cualquier cuestión ética.

En definitiva, sabe que ganó una batalla, pero la guerra la continúa perdiendo…


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 3 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
06/10/10 | 14:53: Edgardo Donato Díaz (Mariposas Azules) dice:
Un muy bien logrado trabajo Luis. No podría agregar nada... La cruda postal de una realidad que se hace cotidiana... He vivido de cerca, durante muchos años, esas contradicciones. Me gustó mucho el relato, amigo. Te dejo un abrazo. Con el respetuoso afecto de siempre.
e.donato.diaz@gmail.com
 
04/10/10 | 17:28: Malena(mails que jamás serán leídos) dice:
Luis :Estos relatos de Efraín me llegan tan profundo ,por los temas que toca y porque veo reflejado a mi hermano (sociólogo )en su lucha permanente por resolver con ética y sin traicionar sus convicciones ,en todas las áreas en las que sea ha desempeñado ,no siempre, al igual que Efraín,con todo lo que desearía... Te abraza MALE.-
malena271@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS