Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 13 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
Profeta del viento II Profeta del viento II


Profeta del Viento emerge bajo la forma de recordación cantada, como el poeta hubiera quer... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

De serenata en San Telmo



La luna reinaba sobre el empedrado de la calle Piedras cuando salimos de la casa de Orlando rumbo a Estados Unidos y Tacuarí. Corría febrero del 61 y Marito, enamorado de una chica cuyo nombre no recuerdo, pero puedo llamarla Julieta para jerarquizar el relato, que había conquistado el martes de Carnaval en el baile de la biblioteca Mariano Moreno, nos había pedido que le hiciéramos pata para una serenata a la antigua. No nos podíamos negar, era un gomía y de Racing.

Así que salimos los cuatro, el novio galante y los tres serenateros, Poldo, Orlando y yo. Poldito llevaba el bombo y las maracas, para los boleros, Orlando su viola, armónica y una flauta traversa, yo viola y flauta dulce, la de las introducciones.

Ya había hecho la primera contribución al romance en flor, había escrito una esquela amorosa desgarradora y febril, anunciando la serenata. Además había completado el servicio oficiando de chasqui. Así era la amistad en esos años, entrega total.

No es que a Marito le faltara labia, pero para escribir, él me tenía una fe ciega. Pero volvamos a los hechos...

Nos paramos los cuatro frente a una casa de departamentos de tres pisos, en el segundo moraba la Julieta de marras, con auspicioso balcón a la calle. Marito al frente con una rosa en la mano, el trío atrás, afinando las violas. Marito gritó ¡Julieta, aquí estoy! Y la piba, avisada por la esquela, salió al balcón envuelta en la oscuridad de la falta de luminarias de Estados Unidos, sólo el resplandor de la luna delineaba una silueta delgada y alta. Entonces comenzamos con un clásico de nuestro rico repertorio, Cucurrucucú, paloma… yo hacía la primera voz porque lo mexicano me caía bien, manejaba muy suelto los falsetes. Al terminar, una silueta masculina se entrevió detrás del cortinado. Después, atacamos Serenata del 900 “nunca te olvides, que yo te quieroooo, y que me mueroooo, de amor por ti... Allí, tras las cortinas se dibujaron entonces tres siluetas, corrieron las cortinas y salieron al balcón, apartando bruscamente a Julieta. Eran los padres y un tío inoportuno. Comenzaron a insultar nuestro prodigioso arte, después entraron en acción. Nos tiraron enormes cantidades de tomates y huevos y luego se les unió un vecino que vociferaba ¡Delincuentes juveniles, degenerados! Y aportaba al bombardeo con batatas, una de las cuales impactó en la zabiola de Poldo que se afanaba por proteger el bombo. Para colmo, algún otro vecino ante el escándalo, llamó a la cana y a los dos minutos sentimos la sirena del autito que se acercaba desde la 18 por Piedras. Allí decidimos la retirada, nuestra táctica fue correr tan rápido como podíamos por la carga, yendo de contramano para que el autito no nos pudiera perseguir. Pobres ingenuos, nos persiguieron a pié tres botones gritando ¡alto ahí, entreguense!

Entregarse de acá, doblamos por Chacabuco y nos metimos corriendo en un viejo yotivenco.

Ahora que me acuerdo, el turro de Marito fue el primero en rajar, no se comidió a ayudarnos portando al menos una viola, nos abandonó sin aviso y nos dejó solos y con la jauría atrás ¡que guacho!

En el conventillo nos abarajaron ni bien cruzamos la cancel, al darse cuenta que nos corría la cana nos ocultaron en una piecita a oscuras, previa orden de no hablar, entre bueyes no hay cornadas.

Cuando todo se calmó, nos abrieron la puerta y nos preguntaron extrañados que había pasado, cual era nuestro crimen. Referimos sucintamente lo ocurrido y luego de tildarnos de boludos se enternecieron y nos preguntaron si teníamos hambre. Que yo recuerde a los 16 o 17 el hambre era una constante, como ser de Racing. Entonces prometieron alimentarnos, pero con la condición de ofrecerles un “chou”.

Así fue como terminamos la noche, Orlando, Poldito y yo, cantando zambas, boleros, tangos, canzonetas en dudoso italiano que me rompieron la garganta. Pero ¡que aplausos y que alegría! Esas buenas gentes, humildes pero alegres, celebraban cada canción y nos llenaron de queso, salamines, berenjenas y ajíes puta parió que nos quemaban hasta el upite, y damajuanas de vino que exterminamos. Recuerdo haber bailado una tarantela con dos abuelitas tanas y una nieta de pechuga estremecedora y pelo negro, y todo le vibraba en cada pirueta volviéndome loco.

A las cuatro de la matina se terminó la festichola tan rápida como se había armado. Los tres volvimos a nuestros hogares, arrastrando la mamúa, puteando a Marito, y muertos de risa.

Al dia siguiente, Marito se apareció por el feca pasadas las dos de la tarde, acercó una silla a nuestra mesa de siempre y, sonriente y ganador como siempre haciendo caso omiso a nuestras caras de enojo, nos dijo.- Muchachos, tengo una fija en la cuarta de Palermo ¿Vamos de gira?


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 5 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
06/10/10 | 15:02: Edgardo Donato Díaz (Mariposas Azules) dice:
Excelente!!! Muy buen relato, Luis. Muy bueno. Me encantó (y me divirtió), amigo. Te dejo mi abrazo de siempre.
e.donato.diaz@gmail.com
 
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS