Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 9 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
Los nudos del silencio Los nudos del silencio


Es un ejemplo patente de escritura de la posmodernidad con un excelente dominio de la retó... Ampliar

Comprar$ 55.00

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

De ilusión también se muere



De ilusión también se muere

 

Estoy acompañando tus pasos en éste, tu sendero final. Te encontré a la vera del camino, tenías los ojos clavados en algún horizonte y las manos vacías, tan vacías de otras manos que vislumbrabas en ese remoto confín. Emparejé mi paso al tuyo y luego comenzaste a hablar, pero no eran para mí tus palabras, te hablabas a ti mismo, a ese hombre que caminaba recto a la muerte creyendo perseguir un sueño dorado. Te impulsaba la esperanza y te aguardaba la nada.

Escuché por leguas tu soliloquio, la pena de caminar solo de ella, solo de todo.

Quizás el sol te encandilaba de día y el recuerdo de su sonrisa castaña de noche, sólo puedo conjeturarlo, no se puede aprehender lo que no se ha vivido.

Nunca te dije nada, ni una frase de consuelo por los besos que te negaron, por las manos que no recorrieron tu cuerpo de hombre joven; ella se comió tu juventud y tu te dejaste devorar, tan solo por soñarla despreciaste la verdad de los hechos, pecado de juventud. Te habías creído fuerte, inagotable, inmortal…

aquí estás, ya tus piernas vacilan y las llagas de tus pies tiñen de rojo tus huellas. Es que pronto comprendí que ya estabas perdido, que solo podía acompañarte a bien morir.

Ahora estamos echados a la sombra menguada de los pinos del recodo, tengo tu cabeza sobre mi pecho, escucho el susurro cada vez más tenue de tu respiración mientras velo tu sueño, tu último sueño viviente. Se puede percibir el recato de la parca que se acerca sin tocarme, es tu turno, no el mío.

Quisiera que no sueñes con ella ¿para qué darle ese gusto? Si nunca soñó contigo, si escondió sus pechos de tus ojos reservándolos para cualquier otro, o para su propia adoración. Sé que es inútil, exhalarás su nombre en el aliento postrero, abrirás tus ojos para no verla de nuevo…

Sucedió Abel, tus veinte años se quedaron en un recodo del camino, los pinos alientan vientos en tu fúnebre honra. La muerte se retiró y te dejó hecho piel y hueso, sin sueños ni alma. No te enterraré, que el viento y los perros dispongan su festín, ya estoy viejo para esos menesteres, te acompañé, nada más. Tus horas estaban contadas y las fui guardando. Para tu dudoso consuelo, muerto fuiste útil, resultaste buen pretexto para un pobre cuento tan cruel como desesperanzado. Si nada somos en el cosmos, para nada importamos, a ella, nunca le importaste, ni vivo ni muerto.


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS