Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 13 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
Sarmiento Sarmiento
Ingeniero de la Argentina moderna

Ha constituido una materia pendiente, por error u omisión, no tomar en cuenta una faceta b... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Persiguiendo recuerdos



Persiguiendo recuerdos

 

(De la bitácora de un navegante en el mar de la Melancolía)

 

Cuando estando en altamar, el olvido no quiere cubrirnos con su manto piadoso, el ejercicio del recuerdo suele generarnos estados diversos. Mas si los recuerdos son de momentos amorosos y felices, una indefinible mixtura de nostalgia e insatisfacción nos aprisiona. ¿Quien no desea continuar viviendo momentos como esos? Debemos buscar como repetirlos!

Es entonces que nuestra mente comienza a pergeñar inverosímiles estrategias de recuperación del tiempo y espacio perdidos. Como almirantes insensatos, damos órdenes confusas y contradictorias a una flota sin barcos, marineros ni equipo, desplegamos mapas y clavamos banderitas en torno a la imagen de quien ayer nos diera felicidad como si pudiésemos establecer un infranqueable cerco capaz de debilitar toda defensa.

Pero luego, las imaginarias noticias del frente nos hablan de sucesivas derrotas, los botes patrullas persiguieron la imagen por todo el océano, sin hallarla jamás, y terminaron muriendo de agotamiento extremo. La guerra fracasa cuando de amor se trata; nos dormimos exhaustos.

Días después, nuestros ojos nos sorprenden lagrimeando en el momento menos pensado ¿será que la memoria de la búsqueda se instala en las pupilas…? Ha llegado el momento de soñar despiertos, una y otra vez la imagen se presenta en nuestra pantalla interior, desleídos los colores, una silueta gris, imprecisa y vaga, es lo único que vemos. Eso nos trastorna y renueva nuestras ansias de recuperación y conquista.

Largas jornadas de recuerdos reiterados y caminatas en cubierta, noches alargadas por la sensación de causa perdida, insomnio de ojos abiertos buscando la imagen en un cielo sin luna ni estrellas. Fuerte sopla el viento, el mar se encrespa con el huracán de la pasión y las velas destrozadas se pierden como fantasmas en la cerrada niebla; luego la calma y la embarcación a la deriva, proa a lo desconocido. Aferrados al timón, sentimos que unos dedos invisibles nos acarician y pellizcan la espalda, mientras dos piernas generosas se enroscan en las nuestras hasta derribarnos. Yacemos frente al timón, no tenemos fuerzas para levantarnos y dejamos que el azar elija el rumbo, total, ya no importa, solo queremos dormir y no pensar ni sentir, preferimos ignorar y que nos ignoren hasta las gaviotas y los peces.


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS