Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 9 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
Firmas de famosos y no tanto Firmas de famosos y no tanto


... Ampliar

Comprar$ 30.00
Escuchá Radio De Tango

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Los sueños de los hombres y sus materiales (Charla)



Los sueños de los hombres y sus materiales

 

Nuestros sueños, sólo sueños son. Sin embargo, pasamos una considerable parte de nuestras vidas soñando, más allá de que recordemos o no lo soñado. A menudo, sentimos que lo que soñamos anoche, influirá nuestro ánimo y decisiones a lo largo de todo el día, como si soñáramos en borrador lo que escribiremos luego con nuestros actos. ¿ Será cierto que la realidad, a veces, no es más que una sucesión de hechos predeterminados por un inconsciente malévolo y esquivo? Si esto resultase cierto, entonces, deberíamos limitar nuestra noción de libertad a esos segundos que emplea nuestra mente para dejarnos expresar nuestros más íntimos deseos.

Pero también es cierto que en ocasiones, lo que soñamos ,expresa miedos tan ocultos que sólo se manifiestan en pesadillas atroces; al despertar nos gana la impresión de haber salvado la vida o sucumbido, o la duda sobre cual fue nuestra suerte en esos laberintos oníricos. Hasta sentimos sorpresa al comprobar que continuamos respirando pese a todo; llegamos a festejar que nos duela el cuello, la irrevocable evidencia de que la vida continúa.

Hay oportunidades en que lo soñado nos hace despertar felices al recordarlo, hemos participado en un encuentro amoroso, tal vez con alguien amado en secreto o con alguien desconocido, pero que nos ha colmado de sensaciones nuevas y muy reales. El recuerdo de esos sueños también nos conjuga el ánimo, nos levantamos con la creencia de ser hermosos, irresistibles. Así salimos de casa, preparados a sembrar piropos y galanterías a nuestro paso. Las calles se visten de fiesta y las mujeres parecen mostrar todo su esplendor. Pobrecitos nosotros, los soñadores, los esplendores siempre son para otro afortunado. Pero insistimos, torpes e ingenuos creemos que ese es el día soñado. Total, si no ocurre nada de lo esperado, siempre nos queda el recurso de llevarnos un libro a la cama, el asunto es no dormir solos. Los sueños no suelen admitir derrotas.

A esta altura del texto, es posible que una o varias lectoras, enarbolen pancartas de protesta por usurpación de sueños, entonces presento mis excusas y razones: ninguna mujer me ha querido contar sus sueños, por lo tanto, este texto se refiere con exclusividad al club de los que orinan en postura vertical. No manifiesto ningún ni tengo ánimo discriminatorio. Sólo proceso los datos que obran en mi poder.

Después de levantar la bandera blanca, prosigo con el tema; hay sueños a los que no les asignamos relevancia en su momento, pero nada se pierde en la red neuronal. Tiempo después, al presenciar o participar en cierto hecho o escena, nos parece haberlo experimentado antes. Y es así, nuestra memoria no siempre logra asociar de inmediato lo vivido con un sueño pretérito, eso nos desconcierta e inquieta. Días más tarde, el chip se enciende. Y nos sentimos muy ufanos de nuestras premoniciones, es que realmente somos tan sensibles e inteligentes, que sólo a muy poquitos nos pueden suceder estas maravillas. De ahí a pensar que somos el último estadio de la evolución, la cúspide de la especie, hay un pasito. Pasito de hombre soñador.

De esta manera va transcurriendo nuestro devenir, parte soñada y parte sobreactuada. Poniendo en juego en toda circunstancia los mismos materiales, deseos, miedos, sentimientos, pautas culturales a cumplir o desafiar, sentimientos y frustraciones. Un caldo proteico que nos cuece mientras bulle, una mezcla heterogénea e íntima en la que se van disipando los límites de cada fase individual.

No podemos dejar fuera de estas cuestiones a ellos, los degustadores de estas sopas (psiloquesea) quienes suelen acreditarse la virtud de poder separar cada ingrediente con exquisitas técnicas analíticas de aplicación cuasi universal. ¡Ay!

Para finalizar, un apunte personal:

por fortuna, un sueño que reincidió en mis noches desde la adolescencia hasta bien avanzada la “madurez”, hace años que no ha tornado a manifestarse.

Se los cuento breve y simple. Estoy en mi casa, preferentemente con mi familia, entonces, por puertas y ventanas ingresan fieras, leones, tigres y leopardos. Los bichos nos persiguen de pieza en pieza, hay infinidad de piezas con cualquier cantidad de puertas y ventanas. Siempre parecen acorralarnos, pero no nos atacan. Aterrorizados, nos refugiamos en los placares o roperos, los animales rugen esperando nuestra salida. Cuando se aburren se retiran y nosotros no nos atrevemos a salir hasta horas después. En los ambientes de la casa o departamento, queda el olor animal.

Bien, esa pesadilla la soñé desde los trece a los cincuenta años. Hoy, mi reflexión es, al fin de cuentas, los vegetarianos no son tan malos…y cuanta desconsideración de mi parte con las amas de casa. Tener que limpiar tantos ambientes.

Que tengan bellos sueños


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
21/03/11 | 22:32: Stella dice:
Luis, ocurrente diálogo interno. Aunque temí con el avance del texto que pusieras al descubierto los sueños de las féminas. Gracias por no haberlo hecho. Por lo demás, espero otro avance que cuente más detalles de los sueños de los hombres y así quizá podamos entenderlos un poco. (Nada de represalias...)Cálido abrazo.
stella.v@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS