Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 13 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
El lenguaje de los argentinos El lenguaje de los argentinos
Expresiones, percepciones y modismos que nos vinculan

Desde su genialidad, simple e infinita, Borges nos alivia al transmitirnos "ser esa cosa que nadi... Ampliar

Comprar$ 79.00

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Pablo



Pablo

 

Lo enterramos entre los dos cipreses del fondo. Había pasado muchas horas a la sombra de esos arbolitos, ahora, el reparo sería constante. Junto a su cuerpo, todavía tibio, colocamos la cajita de música. La Barcarola fue su marcha fúnebre y la bailarina le ofrendó sus giros, esa fue su cortejo fúnebre. Cuando se detuvo, incapaz ya de danzar, también ella se entregó al descanso que ofrecía la más oscura de las sombras.

El día en que a Marita le regalaron la caja, Pablo, ya era adulto. Su pelaje, gris claro, con blanco en el pecho, morro y patas, le daba un aspecto de nobleza, resaltado por la propia felinidad.

Esa noche, habíendo colocado la cajita sobre la cómoda, Marita la hizo funcionar antes de acostarse. Desde la cama, vimos que Pablo había entrado al dormitorio, hecho desacostumbrado en él cuando la luz estaba encendida. Nos asombró  aún más su actitud posterior; al finalizar la musiquita y detenerse la bailarina, se quedó varios minutos mirando con fijeza el objeto mecánico, como no dando crédito a lo visto y escuchado. Luego, de un salto se subió a la cómoda y se echó junto a la cajita. Apagamos la luz, y en el silencio nos dormimos.

Pablo había resultado un ser insolente y remiso al contacto con los humanos. Solía esconderse horas enteras en los sitios más insólitos de la casa. Rara vez acertábamos a descubrir desde que rincón nos observaba. Pablo mantenía el control estricto de su reino. Pero todo cambió con la irrupción de la bailarina.

Desde aquella primera noche, adoptó la costumbre de dormirse al lado de la cajita. Cuando alguien levantaba el artefacto para limpiar el mueble, salía de algún escondrijo para pasearse nervioso frente a la puerta del dormitorio, como temiendo que le arrebataran el preciado bien. Lo hacía emitiendo ruiditos amenazadores y con el pelo erizado. Ni bien la cajita volvía a ocupar su lugar, Pablo trepaba y se posaba junto a ella hasta que se calmaba. Su paz se traducía en un quedo y amoroso ronroneo. Rara vez tocaba la cajita, pero cuando alguien activaba el mecanismo, ofrecía su blanco y largo bigote para que la mano de la esbelta danzante, lo estremeciera al rozarlo en cada vuelta. Supongo que era el equivalente a un beso, pues al terminarse la cuerda y cesar el movimiento, le daba dos o tres lamidas a la manito con la rosada lengua.

Hubo un período en el que pudimos ver los vanos intentos del gato por dar vuelta  la manivela de la cuerda con sus patitas. Esas pruebas fallidas finalizaron la vez que, en un exceso de fuerza, tumbó la cajita. Pablo comenzó a maullar desesperadamente, mientras iba y venía solicitando nuestro auxilio para reincorporar a su amada. Creo que ahí entendió que el amor desmesurado puede resultar fatal. Nunca más repitió el intento.

Así pasaron los años, Pablo fue envejeciendo, pero su novia permaneció tan hermosa como la primera vez. Para ese entonces, todos nosotros los reconocíamos como fiel pareja.

Ya en la vejez, la artrosis dificultó la trepada a la cómoda; yo mismo alzaba el viejo cuerpo para colocarlo en el lecho nupcial. Él, agradecía el gesto con su lenguita, cerrando los ojitos ya medio ciegos por la diabetes.

Por eso los enterramos juntos, no cabía otro camino ni mejor homenaje a ese amor que concederles eterna y mutua compañía.

Ahora, estoy elaborando una extraña teoría que deberé comprobar con otros hechos e historias similares: las bailarinas de cajitas musicales, deben exhalar extrañas feromonas al girar. Ellas transpiran un amor que, sólo los príncipes como Pablo, pueden percibir.


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
16/04/11 | 13:36: stellamaris (detrasdelespejo) dice:
Amigo Luis perdon por la demora, este Pablo me llego al corazón; vos sabes de mi devocion por los felinos y esta tan bien retratado que me toco el alma, los gatos son seres especiales y he dedicado mi vida a observarlos y sobre todo a amarlos y ellos tan independientes, tan sabios han sabido corresponderme, muy bien finalizada la vida de Pablo con su amada hasta siempre a su lado, suena raro un gato llamado Pablo, jaja pero yo tengo una llamada Julieta, en fin locuras; te mando un beso
rojas.stellamaris@yahoo.com.ar
 
09/04/11 | 16:09: Claudia Prieto (blog alas poéticas) dice:
Muy emociante el texto.
claudiaarg22@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS