Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 13 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
La técnica y el hombre actual La técnica y el hombre actual


Es cierto que algunos valores clásicos han cambiado, siendo lógico que esto sucediese ante tantas va... Ampliar

Comprar$ 25.00
Entrá a Radio La Quebrada

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Granadina



Granadina

 

Les voy a chamuyar de un punto que conocí en el feca al que iba de jovencito. Era un tanto raro el tipo, que para más datos, se llamaba Renato Almirón. Como sería de raro el coso ese, que tomaba granadina. Granadina o té. Nunca una grappa o una ginebrita. Vino mucho menos. Alguna vez se prendió con un vermú, pero de ordinario, granadina. Y así le quedó el apelativo nomás. Para toda la barra del café Roma pasó a ser Granadina.

Muy atildado en el vestir, siempre de saco y corbata al tono de la camisa. Bien afeitado y, otra rareza, las uñas bien manicuradas. Se destacaba entre nosotros, que no éramos ningún dechado de prolijidad con las pilchas y esas macanas.

No sabíamos mucho de él, sólo que poquitas semanas antes  se había mudado al barrio. Vivía en un “cotorro” en la esquina de Piedras y Cochabamba, con una mina muy pintona y bastante más joven que él. Y alguna pavada más. Nunca hablaba, entre otras cosas, de su laburo. Tampoco chamuyaba de política ni de mujeres. Eso sí, se reconocía hincha de Huracán y vivía a pleno las vicisitudes del Globito.

Le gustaba charlar con nosotros, los más pibes; nos daba buenos consejos, por eso muchos le comenzamos a decir tío.

Junaba un toco de cine, siempre nos comentaba los estrenos y los comparaba con los clásicos. Sobre todo, dominaba como pocos el conocimiento del género policial. Admirador de Bogart y Hitchcock, también había leído las novelas originales de los guiones de sus cintas. Un intelectual Granadina.

Con el tiempo, nos fuimos acostumbrando a su presencia y, aunque siempre había guardado cierta distancia, terminó siendo aceptado como uno más en la barra trasnochada del café.

Hombre prudente como era, sólo alzaba un poco la voz cuando intervenía para apaciguar algún entredicho que caldeaba el ambiente. Siempre medido y amable, sabía decir lo justo para enfriar los ánimos sin menoscabar a nadie.

Un viernes a la noche, semanas después de la caída de Frondizi, el escolaso hecho truco de cuatro bullía en las mesas del Roma. Eran las 11 cuando cayó la cana comandada por “el Turco”, un ofiche jodido que, envalentonado con los milicos usurpando el poder, quería hacer su cosecha. Ya se llevaba dos parroquianos con la excusa de averiguación de antecedentes cuando Granadina, que campaneaba todo desde el fondo, se levantó y con voz de mando le ordenó que se detuviera, que él respondía por los dos señores. El Turco lo miró sorprendido y, de inmediato, le preguntó quién era para dar órdenes. Nuestro amigo, impasible, extrajo de un bolsillo una chapa reluciente y una credencial. El Turco se puso pálido, le hizo la venia y se retiró con las manos vacías, la cola entre las piernas. Puro rencor y pavura. El comisario inspector volvió a su silla como si nada hubiese ocurrido. Lo miramos asombrados. El silencio general era mezcla de admiración y cierto encono por habernos ocultado hasta entonces su condición de tira. Tal vez no quiso contarlo antes para evitar el posible rechazo.

Pero ahí no terminó de forjarse la leyenda del susodicho, faltaba la página final de su prontuario.

Meses más tarde, “Grana” cayó al Roma antes de lo que era su costumbre habitual. Entró con el rostro surcado por una sombra ominosa, pero pronto la borró cuando pidió una vuelta para todos los presentes y el aplauso le dibujó una sonrisa. El tomó su brebaje rosado de siempre y charló con varios entre chistes y risotadas. La sorpresa comenzó después, cuando pidió una segunda vuelta de tragos. Se zampó tres güiscachos alevosos al hilo, como si fuesen agua bendita y él, un ángel sediento. No cabía duda, algo extraño estaba sucediendo esa noche.

Media hora después, la presencia de dos autitos de la yuta y seis botones con el Turco al frente, armas en mano apuntando al quía, fueron la señal definitiva.

Renato se levantó; serio y reposado, con un gesto de asentimiento aceptó la detención y permitió que lo desarmaran y le pusieran las esposas vergonzantes sin alterar la expresión ni un cachito. Se lo llevaron con la cabeza alta, no se detuvo a mirar atrás.

Esa misma noche nos enteramos por la radio; había liquidado a la infiel y su amante con sendos disparos de su reglamentaria. Con esmero y por comedido usó una almohada para ahogar el estruendo y no perturbar a los vecinos. Después de confesar su crimen por teléfono, citó a sus colegas en el Roma.

El domingo siguiente, varios fuimos a hinchar por Huracán, nuestro mejor gesto de desagravio y homenaje a semejante varón, cabal y discreto en la buena como en la desgracia.


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
30/04/11 | 18:07: Luis (aquel poema olvidado) dice:
Gracias Ale por tu comentario. Me alegra que estas historias sean de tu gusto. Descuento que vos también fuiste un muchacho de feca. Como Dios manda! NOs estamos viendo y leyendo mutuamente Un abrazo grande
luisschor@gmail.com
 
30/04/11 | 16:56: alejandro romero ( letras al azar) dice:
Aplauso & medalla por esta historia, casi una fotografía de época, una belleza de principio a fin. Felicitaciones que también hago extensibles a tu "Por cachuza y puntera", una historia que mi buen amigo Manuel van Durry disfrutó muchísimo. Abrazos renovados, amigo y nos estamos leyendo.
alejandro.romero@live.com.ar
 
29/04/11 | 08:02: Malena dice:
Ahh me olvidé de decirte ,la granadina me encantaba !!!! jajajaj ¿Conseguiré ? Besosss MALE.-
malena271@hotmail.com
 
29/04/11 | 07:59: Malena(mails que jamás serán leídos) dice:
Luis,me encantan estas historias con personajes y escenarios tan bien descriptos ,que pintan un tiempo y costumbres al margen de trama en sí que sirve de excusa para ello.El lunfa que utilizas son el moño para este hermoso trabajo . Cariños MALE.-
malena271@hotmail.com
 
29/04/11 | 01:11: stellamaris (detrasdelespejo) dice:
Luis, sos un compendio de historias, y que bien las relatas!! si me parecio estar sentada en una de las mesas viendolo todo, ¡grandioso! y gracias por tu visita, me queda una pregunta pero te la hago el sabado 7 jaja beso
rojas.stellamaris@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS