Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 9 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
Deliciosos cigarrillos mentolados Deliciosos cigarrillos mentolados


¿Qué se nos cuenta aquí? Como ocurre siempre en literatura, si los temas imp... Ampliar

Comprar$ 29.00

Entrá a Radio La Quebrada

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

La entrevista



El ambiente cálido de la oficina invitaba a la conversación. La fragancia de los cafés acentuaba la sensación de intimidad. Sobre el escritorio del gerente de Recursos Humanos, el portarretrato de cuero con la foto de sus hijos estaba ubicado de manera tal que podía ser vista tanto por él mismo como por su casual interlocutor. Un gesto de amabilidad y confianza.

El gerente estaba sentado contra la pared, su visitante frente a él. Sillas de cuero, reclinables. La pizarra magnética, colocada en una pared lateral, mostraba un nutrido cronograma de entrevistas. El visitante podía ver los datos de la suya y su nombre correctamente escrito. En mayúsculas. Lo hacía importante.

El otro lateral estaba cubierto con ocho estantes de dos metros. Libros por doquier.

Casi no se veían papeles sueltos en el despacho. Sólo una pilita en una esquina del escritorio, atrás de la notebook. Si había cajones estaban bien ocultos.

Detrás del gerente la pared lucía una reproducción en blanco y negro de “Las Manos” de Rodin. Enmarcada en varilla negra y de considerable tamaño. Sugestiva. Eso era todo.

El anfitrión tomó la palabra:

— Bien Carlos, debo hacerle algunas preguntas. Conteste con total libertad. Incluso puede negarse a responder. ¿Prefiere el café menos caliente?

 — No, está bien así. Gracias.

— Conozco sus antecedentes de formación y laborales. No hablaremos mucho sobre esos temas. Mejor, cuénteme algo sobre su núcleo familiar. Todo lo que me diga queda entre nosotros. Confidencialidad absoluta. ¿Cómo son?

— Normales. Si, normales. Papá y mamá llevan treinta y ocho años juntos. Casados por civil e iglesia. Tengo tres hermanos mayores. Dos varones y Celia. Soy el menor.

— ¿Viven juntos?

— Mis hermanos no. Hace años que se independizaron. La primera fue Celia. Yo vivo con mis padres la mayor parte del año.

— Ajá. Y cuando no está con sus padres ¿adonde vive?

— Me gusta dormir en las plazas. Respirar aire puro, fresco. Observar la luna.

— ¡Muy interesante! Permitámonos una digresión. ¿Se definiría como un espíritu libre?

— Prefiero que me defina usted. No pienso mucho en mí.

— Bien, aprecio su franqueza. ¿Se siente cómodo con la charla?

— ¿Qué significa cómodo? La silla es confortable.

— Carlos ¿cómo se llevan entre ustedes?

— ¡Bien! Discutimos muy poco. En realidad yo no les discuto nada. Son mayores y saben lo que hacen. En especial los viernes.

— ¿Qué ocurre los viernes Carlos?

— Son los días en que papá le puede pegar a mamá. Es un acuerdo al que llegaron hace veinte años. Creo que veinte…no lo recuerdo bien.

— ¿Cómo llegaron a ese…acuerdo?

— Antes, papá le pegaba más seguido. Cómo mamá un día se enfermó, firmaron el acuerdo. Todos contentos.

— Estoy impresionado. ¡Que civilizados! Por favor Carlos ¿podría explicar porqué su padre se comporta así?

— Es muy simple. Necesita afirmar su rol. La autoridad ¿vió?

— Entiendo. ¿A usted lo castigaban de niño? Digo, físicamente…

— ¡Claro! Y de no tan niño también. Pero hace tres años que no lo hacen. Determinaron que no lo preciso. Yo pienso que ya no me quieren tanto.

— Ajá. Dígame ¿le pegaban mucho?

— Nooo, lo necesario nomás.

— Perdón Carlos, pero ¿qué es lo necesario?

— Está muy claro señor. Me recibí de abogado y no soy gay. Lo necesario.

— Contundente. ¿Otro cafecito Carlos?

— Si, gracias. ¿Podría ser con un cognac?

— No se estila en circunstancias como ésta. ¿Desea otra cosita…?

— No. El café es suficiente. Perdone el atrevimiento.

— Está muy bien. Es una muestra de carácter de su parte. Prosigamos, dígame Carlitos. ¿Puedo decirle Carlitos? Es que me simpatiza mucho…

— No hay problemas. Usted también me cae bien.

— Ahora sí. Dígame Charlie ¿usted es alcohólico?

— Supongo que no. Me modero al tomar. Cuando me dicen que estoy borracho sólo tomo una copita más. O dos…pero ahí paro.

— ¡Buen control el suyo! ¿Qué me puede decir de sus hermanos varones?

— Alcohólicos. Hace mucho que no los veo ni sé de ellos. El mayor está preso: tenencia y distribución de anfetaminas.

— De nuevo ha sido claro y contundente. Tenemos varias cosas en común. ¿Lo sabía?

— Cada vez me siento más a gusto. Estimo que me valora y aprecia.

— ¿Qué me dice de Celia?

— Es un encanto; bailarina exótica y desarrolla un emprendimiento de citas sadomasoquistas. Nos ayuda económicamente todos los meses.

— ¡Ejemplar Celia! Me encanta ver como responde a los mandatos adquiridos. Usted es soltero aún. ¿Piensa pegarle a su mujer cuando la tenga?

— En realidad lo ignoro. Uno nunca sabe.

— ¿Cómo es tu vida sexual, Charlie?

— Muy buena. ¡Hay cada video en Internet! Y al terminar, dejo todo limpito y me baño.

— ¡Contundente y estimulante! ¡Bien hecho, carajo! Ahora ¿qué ideología tienes?

— Anarco-sindicalista. Reivindico el derecho de huelga. Por eso me despidieron del sindicato en el que trabajaba. ¿Usted debe conocer bien a esos burócratas, no?

— Así es. Para finalizar, mi buen Charlie. ¿Porqué desea usted trabajar en la empresa?

— La verdad, no lo sé bien. Tienen un hermoso parque, con bancos de madera.

Eso me atrae. Preciso ganar un buen sueldo. Pero eso no es tan importante. Siempre está Celia para respaldarme. Pero creo que un puesto aquí me daría prestigio. Además tienen Internet, me tienta esa posibilidad. No sé, son tantas cosas. Hasta podría conseguir novia. ¿Sabe? Su secretaria es muy agradable…

Bueno Charlie, te puedes considerar empleado en nuestro departamento. Realizarás una función innovadora. Tu gran adaptabilidad permite augurar un buen desempeño en un puesto tan delicado. Trabajarás con directores y gerentes, mano a mano. Las condiciones contractuales las verás con el contador. Tendrás que cumplir con los estudios psicofísicos. No te preocupes, la psicóloga es mi amante. En cuanto a mi hija, la secretaria, me encantaría tenerte de yerno. ¿Estás conforme? Dame un abrazo.

— Muy conforme, doctor. ¡Muchas gracias! Ahora quisiera ser el que pregunte algo. ¿Puedo…?

— ¡Cómo no! Adelante muchacho

— Señor ¿cómo se llama ese nuevo puesto?¿cuándo podré tomarme mi primer licencia?

— Serás el Objetor de Conciencia senior. Por la licencia, hummm. Mejor esperemos a tu compromiso con la nena. Cuando salgas cerrá bien la puerta.

Una vez retirado Carlos, el gerente sacó una botella, se tendió sobre la alfombra, estiró sus piernas tan largas como eran y, se sirvió una copa. En minutos se durmió. La cabeza vuelta hacia “Las manos”. La copa de cognac entre sus dedos. La beatitud inundando su rostro. Relajadísimo.


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
12/07/11 | 13:59: Luis (APO) dice:
Stella: gracias por el comentario. El narrador no critica, acusa ni apoya. Los que hablan son los personajes. El autor ha decidido que, en este relato, el narrador cuente. Habiendo para contar, el resto pasa a segundo plano.
luisschor@gmail.com
 
12/07/11 | 13:35: Luis (APO) dice:
Espejito, Donato y Malena: agradecido por sus diferentes lecturas y sus comentarios A quien vota sin comentar: te conozco mascarita...¡qué lástima!
luisschor@gmail.com
 
12/07/11 | 13:34: Stella dice:
Luis: excelente relato. Si bien puede leerse como un texto con hechos y procesos desopilantes, tiene un alto grado de verosimilitud con la realidad actual. Me hubiese gustado que la voz narradora diera su opinión , objetara, sea cómplice, etc., con los personajes y la narración. Felicitaciones. Cariños, Stella.
stella.v@hotmail.com
 
12/07/11 | 00:57: Malena (mails que jamás serán leídos) dice:
LUIS : Excelente !Es el inconsciente en estado puro jajajaja , sin filtro ... Y cuantas veces se pensaran ó se ocultaran .Quizás sea la realidad no aceptada o callada para sobrevivir ... En fí amigo tu chapita amiga le encuentra tantas lecturas y para ella eso es muy bueno ! Abrazo y te veo MALE.-
malena271@hotmail.com
 
10/07/11 | 07:29: Edgardo Donato Díaz (Mariposas Azules) dice:
Excelente trabajo Luis!!! Si bien la situación tiene pasajes desopilantes, es una muy buena incursión, un abordaje, sobre esa conducta filosófica, que plantea ser como y lo que se es. Me encantó. Te dejo un abrazo. Con el respetuoso afecto de siempre.
e.donato.diaz@gmail.com
 
10/07/11 | 01:44: stellamaris (detrasdelespejo) dice:
suerte que trabaja la pobre de celia; porque estos dos de trabajar???? y yo que pense que en el borda hace frío , será por eso que algunos estan afuera jajjammuy buen relato amigo, beso y nos vemos; estamos de acuerdo no? jajajajajaj
rojas.stellamaris@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS