Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 13 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
Onetti. Perfil de un solitario Onetti. Perfil de un solitario


El 1º de julio de 2009 se cumplieron 100 años del nacimiento de Juan Carlos Onetti. S... Ampliar

Comprar$ 35.00

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Los Zuviría



Una tarde, algunos despreocupados vecinos de la Colonia sentados ante las mesas del café, habían susurrado entre ellos al ver en el pueblo la legendaria estanciera de doña Teresa.

Es que se habían contado mil historias sobre la casa de los Zuviría, y las escasas apariciones en el pueblo de la única habitante y heredera  de la finca, las volvían al tapete. Tal vez fuese porque en Colonia Pirqué, donde eran pocos los sucedidos, no había mucho para contar. O porque muchos habían supuesto que, hechos trascendentes habían ocurrido en esa casa de estilo colonial, ubicada a tres leguas del poblado, allá por el treinta y pico.

Nadie entendía las razones por las cuales, la solitaria dama se había negado por décadas a vender casa y tierras. Si plata no era lo que le faltaba. Y mantener y limpiar la amplia mansión, le debía insumir no poco esfuerzo a la porfiada dama. Ofertas había tenido, muchas, y de las buenas, pero…

Tras lo ocurrido en el 35, cuando Marianito, el hermano menor, había partido a España para alistarse en las milicias republicanas, según informara la misma Teresita, fue cuando, en esos días, comenzó la construcción de una habitación contigua al granero. Ella había dicho que era para guardar herramientas.

Meses después, al verla vestido de luto, todos sospecharon que el  infortunado joven había muerto. Sin embargo, la señora declinó todo comentario. En ese momento, todos alabaron el estoicismo y recato de los Zuviría. Y recordaban el apotegma de don Pedro Zuviría, el ya extinto patriarca familiar

-         Que nadie conozca tus penas y flaquezas, o serás esclavo de tu lengua- solía decir.

Poco después, nacieron las primeras versiones que, de manera antojadiza, mencionaban que algo extraño había sucedido en la vieja casa.

Los albañiles aportaron lo suyo a la comidilla pueblerina, al referir que, las paredes de la nueva construcción, habían sido levantadas con espesores fuera de lo habitual para la época.

    –Demasiado anchas- habían dicho. Sitio raro para herramientas concluyeron con picardía los hombres. Tampoco había ventanas, acotaron.

Los criticones, argumentaron que, la nueva estructura, por su aséptica apariencia, chocaba con el estilo de la casona, un signo de difícil interpretación.

Se fueron sumando chismes y comentarios, como los de unos muchachos que, habiendo acampado en un terreno lindero, dijeron haber visto, en una noche sin luna, a doña Teresa salir de su casa con una bandeja tapada en las manos, para luego entrar a la misteriosa construcción y permanecer en ella.

Al principio, estos dichos soliviantaron a los vecinos, pero la opinión del comisario, restando crédito a unos muchachos que, seguramente borrachos, y sin más luz que las estrellas, habían imaginado ver lo que no vieron, logró que todos olvidaran el incidente.

Otro detalle, rigurosamente verídico, que exacerbó el chismerío de las vecinas, fue el tema médico. La Zuviría nunca consultaba al doctor Arzoaga, el galeno del lugar. Sabían que, mes por medio, llegaban a su casa un médico y una enfermera de la Capital, pero nunca lograron que los visitantes, a pesar de hacer noche en la Colonia, contaran el motivo de consulta que los había llevado a ver a Teresita. Lo único que habían podido averiguar en el pueblo, era que los profesionales llevaban siempre un paquete, y sospechaban que el mismo contenía medicamentos, traídos especialmente desde la urbe.

El mismo Arzoaga, con obstinación y por años, se había considerado ofendido por la señora por haber prescindido de sus servicios.

Volviendo al inicio, el caso es que, la tarde de marras, la dama detuvo la estanciera frente a la ferretería, de donde, los habitués del café, la vieron salir poco después, cargando pico y pala.

Esa fue una de las últimas visitas de Teresa al pueblo, poco después, los vecinos se enteraron que la habían trasladado de urgencia a Río Negro, gravemente enferma. Tampoco se supo cual había sido la dolencia.

Con la noticia de su fallecimiento, el periódico local publicó una nota de agradecimiento a la extinta, mencionando que había legado toda la propiedad a la provincia.

Dos años después, tampoco nadie entendió porque el gobierno provincial había elegido ese lugar, un tanto apartado, para construir un hospital de infecciosos. Y menos entendieron la grotesca escultura, emplazada donde antes estuviera el cuarto cerrado, representando a un leproso que, postrado de rodillas, une sus manos casi sin dedos en gesto de súplica, el rostro desfigurado alzado al cielo.


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
22/07/11 | 00:18: Malena (mails que jamás serán leídos ) dice:
Aplauso , medalla y beso !! Luis , es un relato magnífico ! Abrazos MALE.-
malena271@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS