Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 9 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
Con el sol en las manos Con el sol en las manos


Los poemas de Dejistani buscan continuamente el equilibrio entre el interrogante y la respuesta. ... Ampliar

Comprar$ 40.00

Escuchá Radio De Tango

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Viaje de ida



Viaje de ida

 

Todavía estaba acomodando el cuerpo al asiento cuando un tímido: Buenas noches, permiso, le hizo volver la cabeza al costado. La joven morocha se esforzó por colocar una pequeña valija en el portaequipaje y luego se sentó a su lado. El retribuyó con un buenas mascullado, casi mordiendo la palabra. Los modos de saludar los fueron identificando; ella era provinciana y él porteño. Él se sentaba del lado de la ventanilla y ella el del pasillo.

Los  primeros traqueteos del tren fueron apagando los murmullos del pasaje. El hombre clavó su mirada en la ventanilla, como si pudiese ver algo a través de la película de mugre que la cubría y convertía la oscuridad nocturna en una nube gris, moteada por las luces de las casitas de las afueras de San Juan.

Al ratito nomás, ella comenzó a hablar por su celular. Él pegó su rostro al vidrio, su gesto denunciaba la intención de no oír la charla. Su aliento quedó marcado sobre la suciedad. Pero escuchó, la chica hablaba bajito pero muy lento. Le avisaba a

María Ester que ya estaba en camino. Que no se molestara en ir a buscarla a Retiro. Ella sabría como llegar a su departamento. Le pidió la confirmación de la dirección y tomo nota del dato en una pequeña libreta bordó. Se despidió con un beso y un hasta mañana. El involuntario escucha pensó: que distintos somos, ella va y yo vuelvo.

La iluminación del vagón se amortiguó y él se recostó en el asiento, vista al frente. Ni una mirada al ser que estaba a su derecha. Ella miró el perfil masculino. Vio una nariz recta debajo de una frente despejada. La barba rubia como el escaso cabello. Ojos entrecerrados, que ya sabía, eran grises. Tendría unos cuarenta, fue su cálculo.

Muchos monótonos durmientes después, ella comenzó a buscar algo en el bolso que llevaba entre los pies. Por el movimiento y el roce en su brazo del codo femenino, el hombre salió de su sopor y no tuvo otra alternativa que mirarla. Cuando identificó lo que salía del bolso se alarmó. ¡Por dios, que no ofrezca! Fue su pensamiento. Pero ella: ¿Quiere un mate señor? También tengo bizcochitos caseros…

Él intentó ser cortés al responder, pero no pudo disimular el desgano: Bueno, pero uno solo. Bizcochitos no, gracias.

Después del mate, el silencio corrió la cortina entre ambos. La ventanilla volvió a ser el imán que atraía la mirada gris. Ahora los ojos de él la habían visto. Y la continuaban mirando en el reflejo pálido del vidrio. Juzgó que era joven, no más de treinta. Tal vez menos. Era agraciada y menuda; ojazos negros y manos de dedos muy finos. Las manos se habían rozado al ceder el mate. Se confesó que el breve contacto no le había disgustado. Con ese recuerdo táctil fue que se durmió.

El rosicler lo despertó. Giró la cabeza y la vio. Dormida, la cabeza reclinada en la mano, el cuello mostrado en una curva perfecta. Le pareció armoniosa .Respiraba y el pecho apenas se movía. Parecía un barco anclado, mecido por un tranquilo mar. Él se levantó con sumo cuidado para no molestarla y se dirigió al baño. Su rutina de recién despierto.

Cuando retornó, su rodilla movió la de ella y la despertó. Pidió perdón. La muchacha negó con una sonrisa tan abierta que lo perturbó. Todavía de pié, frente a ella, quiso lavar su pecado ofreciéndole la ventanilla. Lo sorprendió la seriedad de la respuesta: No, gracias, prefiero no ver lo que estoy dejando atrás.

El hombre se sintió extrañamente incómodo. Quizá fue la sensación de haber cometido otra torpeza lo que lo motivó…quizá: Entonces permitime que te invite a tomar un café en el vagón del bar. De nuevo esa sonrisa, desconcertante y primorosa, fue la manera de acceder.

Ya de frente, en la mesita, se presentaron. Juan,  Mercedes, pero me dicen Mecha. Ella maestra, que nunca ejerció; él geólogo, volviendo a Buenos Aires después de una semana de trabajo en Calingasta.

Canjearon pequeñas confidencias. Datos mínimos cruzados casi en susurros. Silencios prolongados por las miradas ceñidas a las tacitas de café.

No tengo hijos, me casé cuando era estudiante. No funcionó.

Yo estuve de novia, pero éramos chicos. Diecisiete teníamos. Se fue a Chile y nunca mas lo vi.

Vivo solo, un departamento en Belgrano, cerca de la facu… Bah, Exactas ¿sabías?

Hasta ayer vivía con mi hermano y su mujer. Tienen dos chicos. Mis padres están separados. Ahora voy a la capital. A lo de una amiga, sanjuanina como yo. Probar suerte que le dicen ¿vio?

Hubo otros cafés. Y medialunas secas rellenas con un dudoso dulce de leche.

Cuando volvieron a su vagón, el perdió todo interés por la ventanilla. Miraba a Mercedes a cada rato. Hacía comentarios banales. Buscaba su atención. Pero ella se había sumido en un silencio obstinado. Lo dejaba hablar y se limitaba a mover la cabeza en un gesto indescifrable . De pronto salió de su mutismo para decir: ¿Querés anotar mi celular? Juan parpadeó como si le hubieran dado una bofetada.

Medio tartamudeando respondió: y sssiii, dame y ttteee paaso el mío. Se durmieron hombro con hombro.

El tren llegó a Retiro a media tarde. Cuando descendieron el vaho húmedo los sofocó. Caminaron despacio hacia la salida por el andén. Ella adelante, con su valija y bolso en cada mano, cartera al hombro. Juan atrás, cargando una mochila enorme, vigilando que nadie la robara. Llegaron al may y se detuvieron. Quedaron en silencio, empujados por personas impulsadas por esa prisa incontenible que mueve a los habitantes de las grandes urbes.

Él dijo: Bueno Mecha, aquí nos separamos. Vos tomás el subte y te bajás en Avenida de Mayo, o Rivadavia; no recuerdo como se llama la estación. Yo me voy en taxi a lo de mi vieja. Se acercó a ella e inclinó la cabeza para besarla en la mejilla. Ella retribuyó con uno de esos besos laterales y esquivos que dan, en realidad niegan, las mujeres.

Luego se arrepintió y volvió a besarlo. De verdad. El sintió la frescura de la nariz joven apoyada en su mejilla. Todo el vaho pareció disiparse. Ella comenzó a alejarse cuando Juan, después de rascarse la nuca, preguntándose el qué y el cómo, la llamó elevando la voz : Mecha ¿te gustaría conocer la facu, el sitio donde trabajo? Tengo una colección de piedras fenomenal. Y la facu está pegada al río. No sabés lo lindo que es mirar el río… ¿Te puedo llamar?

Otra vez la sonrisa, un sol de sonrisa : ¡Si no me llamás… te mato!

El gentío devoró la sonrisa, pero Juan ya tenía la suya. Un acto reflejo, tal vez…

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 2 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
28/12/11 | 08:33: Elena A.Navarro(Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente relato, su lectura me atrapó todo el tiempo, felicidades
Neivarro@gmail.com
 
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS