Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Jueves 9 de julio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Luis Alberto Schor
Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Amar es dar libertad, esa es la premisa a respetar.
Puedo admitir un Dios creador, lo que no creo es que precise intermediarios.
Si un niño pasa hambre, ese es el infierno, si tus ojos me miran, ese es el cielo.
Para conocer el regocijo del retorno, primero me fuí...
Cuando todo parece acabado, vacío, siempre me quedan tangos y silencios. Entonces elijo.
Si me cortan las alas, floto, floto...no me pueden alcanzar.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
El Diablo, la Chingada y el Volcán
Mostrar datos Diciembre 2012
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Abril 2012
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Febrero 2012
Mostrar datos Enero 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Agosto 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

15/12/12 | 13:03: Luis dice:
Gracias Elena por tu comentario. Cariños
15/12/12 | 10:09: Elena A. Navaro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente tu prosa, poética y bella. Te mando un saludo Elena
21/08/12 | 20:56: Luis dice:
Agradezco tus amables conceptos Elena. Luis
Vínculos
Cuerpo imaginario Cuerpo imaginario


Señales en el cielo 


     &nb... Ampliar

Comprar$ 35.00

Aquel poema olvidado


Es un desván, territorio de ilusiones, de caos.
Entren, hasta los curiosos son bien recibidos, lo único que les requiero es que no pretendan poner orden


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Consentida



Consentida

 

-Hola Marito ¡Qué sorpresa!

-¿Qué hacés primo? Mirá que casualidad, encontrarnos en un bar. Dale, sentate-

-Es que me tomé la tarde libre. Demasiado trabajo…-

-Entiendo, no parás nunca vos. ¿Tu familia?-

-Bien, todos bien y los chicos creciendo. ¿Y los tuyos?-

-Hechos unos salvajes, pero bien. ¿Qué tomás Joaquín?-

- Bueno, me juego con un fernet…Che, Mario ¿y la abuela?-

-¿Asunta? ¡Bárbara! Y bien consentida que está-

-¿Cómo es eso? ¿Consentida, por qué?

-Porqué, preguntas porqué…porque es la abuela Asunta, por eso-

-Bueno, no te cabrees Marito; me extrañó lo de consentida, nada más. ¿Qué le consienten?-

-Mirá, por ejemplo, en carnaval la llevaremos a Río, una semana meta samba y batucada-

-¿A Río? ¡Qué locura! La vieja tiene, a ver…ochenta y…tres. Si, ochenta y tres pirulos ¿no?-

-¿Y, debemos esperar a que tenga noventa? Si llega…-

- No, no, está bien pero…

-Joaquín, desde que éramos chicos que la escuchamos fantasear con los carnavales de Río. Era ahora o nunca. Además, está en el aire de contenta. Dice que se va a bailar todo. ¡Qué loca linda la abu!

-Si, siempre fue divertida. Se quedó viuda siendo joven, pero nunca la vi triste-

-Es que no tuvo tiempo para tristezas, primo. Crió a nuestras madres, a nosotros. Siempre trabajando de modista. Después ayudó con mis hijos ¿O no te acordás que nos iba a buscar al cole, almorzábamos con ella y después nos cuidaba hasta que nos iban a buscar nuestros padres? ¡Un fierro la abu!

¿Te acordás cuando nos compró las bicicletas? ¿Sabés cuantos vestidos cosió para esas bicis? Se gastó la vista por darnos el gusto-

-Bueno, voy entendiendo Mario. Le estás devolviendo lo que podés-

-No, no entendés Joaco. No es devolución, no tengo manera de devolverle nada. Además, se ofendería. Lo que hago es consentirla, darme el gusto de verla feliz-

-Si ¿qué simple no? Verla feliz. Te envidio Marito-

-No me envidies. Consentila. Ella no pide mucho. Solo con ir a verla, ya se pone feliz. Hace meses que no la ves…-

-Y si ¿viste? El trabajo, mi familia…me absorbe tanto tiempo que…-

-Excusas, Joaquín. Excusas. No somos eternos, nos morimos sin aviso. ¿Y qué vamos a decir entonces: tuve tanto que hacer…?

-Si Mario; mirá, voy a pedir otro fernet ¿vos querés algo para acompañarme?

-Mozo, por favor, dos fernets con hielo y limón. ¡Hoy estamos de consentimiento!


Calificación:  Malo Malo - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
05/02/12 | 10:52: Luis dice:
Gracias Claudia y Elena por sus palabras. Gracias también a quien califcó como malo al texto por molestarse en leerlo
luisschor@gmail.com
 
05/02/12 | 09:01: Elena A. Navarro(Falta tiempo para tanto decir) dice:
Hermosos texto, es bueno consentir a nuestros mayores a los que esperan el fin, cuando se van nos quedamos aunque vacios con la tranquilidad que le dimos nuestro cariño. Cariños Elena
Neivarro@gmail.com
 
02/02/12 | 18:47: Claudia Prieto dice:
Muy hermoso el texto.
claudiaarg22@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
29/07 | 11:28 El guía
27/07 | 13:29 La Revancha de Lugo
23/07 | 18:36 Epipremnum aereum
23/07 | 18:35 Mundo canalla 4
20/07 | 17:05 Los Zuviría
10/07 | 00:42 La entrevista
05/07 | 12:00 Mundo canalla 3


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS